7 cosas que deben cambiar en las oposiciones al cuerpo de maestros

Este mes he pasado por primera vez por la experiencia de opositar. Es la causa por la que este blog ha permanecido inactivo durante tanto tiempo (aunque sé que parecía que era por alguna entrada polémica :P).

Hoy me gustaría reflexionar sobre esta experiencia y, por qué no (si no puedo evitarlo), analizar todo aquello que creo que debería cambiar. Hablaré, eso sí, del caso concreto de la Comunidad Valenciana por ser el que conozco y el que me toca más de cerca, concretamente de lo que hemos vivido en los tribunales de Educación Infantil, pero imagino que en muchos casos los compañeros de otras Comunidades Autónomas se sentirán identificados.

1) Las plazas.

Este año ha habido un aumento en la tasa de reposición de docentes, de manera que en lugar de reponer únicamente un 10% de los maestros que se jubilan (¿estamos locos?), se ha subido al 50%, que, aunque siga siendo insuficiente, al menos no es tan sangrante. La anterior tasa formaba parte de una medida excepcional por la crisis, y es lógico que vaya aumentando. Por supuesto, con la cercanía de las elecciones, por qué no decirlo… Esto significa que cada año hay menos maestros con plaza, ¿y qué se hace con las plazas de jubilados que no se ofertan como nueva plaza? Pues ahí vemos la eliminación de unidades, los aumentos de ratio y, por supuesto, más interinos que tienen que seguir siendo interinos durante unos años más (porque todo el mundo sabe que se hace un esfuerzo titánico por parte del gobierno para promocionar el trabajo estable, en fin…).

Esto, junto al hecho de que en 2014 no se convocara el proceso selectivo, ha hecho que muchísimos más maestros de los habituales se hayan presentado este año, porque se esperaba una subida bestial de las plazas. Finalmente, de las 655 plazas de nuevo ingreso, 419 son para maestros, el 40% de las cuales se van a destinar a los especialistas de inglés. Ojo, creo que es una medida como mínimo algo coherente con el proyecto de trilingüismo que se ha impulsado desde la Generalitat (hasta ahora del PP), porque es evidente que no se dispone de suficientes maestros preparados para llevarlo a cabo (aunque con ese aumento tampoco, no nos engañemos). Pero eso deja a las demás especialidades en una situación precaria de nuevo. De todo lo que se esperaba, al final sólo hay 55 plazas de Educación Infantil. Reinaba el pesimismo incluso entre los interinos, y con bastante razón.

2) La subjetividad

El primer examen consiste en escribir “todo lo que sepas” (o lo que tengas preparado para poder escribir en 2 horas) sobre uno de los dos temas que salgan por azar (además del índice, la introducción, la conclusión, la bibliografía y la legislación). El segundo examen consiste en dar respuesta a un caso práctico, a veces con ciertas preguntas incluidas.

¿Y cómo se corrige? Pues te convocan otro día para leer lo que has escrito. Los miembros del tribunal que te evalúa deben escuchar tu lectura de unos 15-20 minutos en el primer examen y más larga en el caso del segundo, al tiempo que toman notas según los criterios de evaluación que utilicen. Ha mencionado tal cosa, ha dicho tal otra, pero no he escuchado nada sobre esto y aquello. Lo malo es que están escuchando un tema tras otro desde las 8 de la mañana hasta muy tarde. Ya mediréis el nivel de atención que se puede tener a las 9 de la noche, sobre todo en comparación con las primeras lecturas. El estado mental del evaluador importa, por lo que se debe procurar que sea parecido para todos los exámenes que corrige.

Habla, cariño, habla, que yo te escucho atentamente…

Además, si te escribo un tema pero no te menciono algo que tú esperas que diga, no quiere decir que no lo sepa, puede que simplemente le haya dado más importancia a otras cosas, o no me haya dado tiempo a escribir todo lo que quería. Son temas extensos, con títulos de 3 líneas. Dos horas en el caso de Educación Infantil puede parecer más que suficiente para este examen, pero en realidad se trata de un tiempo muy limitado.

Bob Esponja nos entiende…

Que conste que no critico a los miembros de los tribunales, que bastante trabajo hacen, pero… ¿no sería mucho más justo y equitativo si se realizara un examen tipo test? Sé que muchos no estarán de acuerdo porque da un poco de miedo por lo duro que se puede llegar a ser en un examen así, pero así no habría subjetividad intertribunal (es decir, no habría tribunales más benévolos que otros), ni siquiera intratribunal, y se comprobaría si realmente los opositores se saben la teoría. Porque desde mi punto de vista, los profesionales de la educación no tienen por qué saberse los objetivos y los contenidos que salen en los decretos de memoria, sino más bien reconocerlos y saber usarlos; de la misma manera que no tienen por qué acordarse de todos los principios metodológicos del mundo mundial, ni siquiera sólo aquellos en los que se basa el sistema actual, sino más bien identificarlos e integrarlos de manera natural en su práctica docente. Son sólo dos ejemplos que ilustran lo innecesario de un examen como el teórico en este tipo de oposición, al menos del modo en el que se hace.

¡Así podríamos divertirnos si no nos sabemos la teoría!

3) La hipocresía

La hipocresía se hace patente cuando estás escupiendo de memoria un tema en el que debes mencionar, entre otras cosas, el rechazo por el aprendizaje memorístico de las corrientes psicopedagógicas en las que se basan las últimas reformas educativas.

También cuando se hace mucho hincapié en las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (tanto para la programación, como para el examen del supuesto práctico, como para el examen teórico, que por cierto cuenta con un tema entero sobre las TIC), y sin embargo no se cuelgan los resultados (ni los criterios de evaluación, ni nada) en internet, sino que tienes que volver otro día para ver tu nota en la puerta del aula donde has hecho el examen, como si nos sobrara el tiempo en esos momentos, y como si todos viviéramos justo al lado del lugar de examen.

Y seguro que hay más ejemplos.

4) La opacidad

Aquí también encontramos bastante hipocresía, porque debemos tener muy interiorizado que la evaluación debe ser formativa, es decir, que debe servir para realizar propuestas de mejora, para saber si lo que hacemos funciona o no y tomar decisiones al respecto. Pero de tu examen sólo sabes la nota, nadie te va a decir por qué te han aprobado o suspendido, o por qué has sacado más o menos nota de la que esperabas, de manera que es difícil mejorar puesto que no recibes ningún tipo de feed-back.

Vamos un poco a ciegas…

Y se podría decir que se publican los criterios de evaluación, puesto que así está estipulado en la convocatoria. Pero se hace el día anterior al examen, con lo cual no es muy viable modificar todo lo que has estudiado hasta el momento, además de que se publican en las puertas de los tribunales. Sí, parecen tablones de anuncios sobreexplotados, y normalmente el día anterior al examen lo último que te viene bien es hacerte unos cuantos kilómetros para ir a ver los criterios de evaluación. Además, se trata de unos criterios muy generales, nada que ver con los que tienen los tribunales, que parece que son alto secreto, puesto que no se publican ni siquiera después del examen.

¿Cómo no va a haber rumores de enchufismo y cosas peores?

5) La pretensión de medir tu valía como docente

Siempre se dice que en la segunda parte de la prueba, es decir, en la defensa de la programación didáctica que has preparado para un curso escolar, es donde se mide tu valía como docente. Se debe realizar una exposición oral delante del tribunal con dos partes: tu programación en general y una de las 3 Unidades Didácticas de tu propia programación que te toquen por azar, con todos sus elementos. Se tiene muy en cuenta cómo hablas en público, cómo te desenvuelves en el aula, y cosas así.

Untitled

Me gustaría que alguien me contara qué tiene que ver con ser maestro de un grupo de (con suerte) 25 alumnos de 3 – 6 años. Ni tienes que hablar de la misma manera, ni, por supuesto, tienes que dar una clase magistral. Puedes ser el fucking crack haciendo exposiciones orales pero un completo paquete en el aula de Infantil, y viceversa. Así que si no tienen otra forma de valorar la programación didáctica, al menos que no se diga que así se comprueba si somos buenos maestros o no. A algunos nos ofende un tanto…

6) La infraestructura

Las oposiciones a maestros de la Comunidad Valenciana, al menos de la especialidad de Educación Infantil, se realizan en el complejo educativo de Cheste. Se trata de un gran complejo educativo construido en este municipio hace 46 años. Se encuentra a unos 30 Km de la ciudad de Valencia, y el transporte público es bastante deficiente hasta allí, así que casi todos los opositores vamos en coche, con la huella ecológica que esto supone, y con el riesgo de atascos que te dejen fuera del proceso selectivo, algo que, por cierto, estuvo a punto de sucederme en el primer examen. 2 horas y cuarto desde Valencia hasta mi tribunal, ¡ole! El relato daría para una entrada a parte xD Pero, ahora en serio, ¿si no hubiera habido miembros de tribunales en ese atasco habrían pospuesto una hora el comienzo del examen como hicieron?

Venga, chicos, ¡todos a opositar!

Además, para el primer examen estábamos convocados a las 10, pero para defensa de la programación nos citaron a las 7:30, así que os podéis imaginar a qué horas tendrían que levantarse quienes viviesen lejos de aquello, sobre todo teniendo en cuenta que ya se había formado atasco el primer día.

Por otra parte, son aulas de instituto del año de la picor, ¡y con tarima para dar clases magistrales! (véase punto 3 xD) Por supuesto, cero aires acondicionados, así que 4 horas de examen sudando la gota gorda. Pero lo peor no es eso, porque resulta que el complejo educativo se encuentra justo al lado del Circuito de la Comunidad Valenciana Ricardo Tormo, así que no sólo sudábamos como cerditos sino que además se escuchaba un bonito hilo musical de motores. Mi edificio estaba, además, justo en el lado del circuito. Las condiciones ideales para hacer exámenes para una oposición, ejem, ejem.

Menos mal que no se les ha ocurrido convocarnos el mismo día que un Gran Premio de MotoGP… xD

¿No hay un lugar mejor donde hacerlo? Seguro que las aulas de la Universidad de Valencia y de la Universidad Politécnica de Valencia estaban vacías en ese momento. No tienen un circuito de motos al lado, el transporte público es inmejorable desde cualquier rincón de la provincia (al menos comparado con el de Cheste), y seguro que hay aire acondicionado.

Parece que nos quieren castigar…

7) La organización

Y por si fuera poco, la organización es pésima. Estar allí a las 7:30 para que te toque leer tu examen a las 9 de la noche no es demasiado lógico. Y si es para defender tu programación, seguramente estés bastante nervioso y la espera puede ser desesperante. No creo que sean las mejores condiciones para brillar… Y podríais responder que con tantas horas por delante podríamos presentarnos cuando pasen lista, irnos a hacer otras cosas, y volver a la hora que nos toque, pero claro, no sólo hay que tener en cuenta que puede haber gente que renuncie, sino que además el complejo educativo se encuentra en medio de la nada, por lo que, como mucho, puedes ir a la cafetería… Y si no vives en el propio municipio de Cheste o alrededores, tardas demasiado en ir i volver como para que valga la pena irte en coche.

¿Tanto cuesta citar a cada persona a una hora concreta? ¿Ni siquiera por pequeños grupos?

Todo esto suponiendo que no hay enchufismos, plazas con nombre o filtraciones, ni órdenes de aprobar sólo a cierto número de opositores como se rumorea, porque no se puede demostrar. Pero la opacidad de la que hablaba en el punto 4 hace que tampoco se pueda demostrar que no son ciertos, y eso hoy en día me parece imperdonable.

Eso sí, he de aclarar que, aunque he visto muchísimas quejas por las notas obtenidas, las mías no me han supuesto ninguna sorpresa. Puede que, en parte y sólo en parte, a veces nos cueste hacernos una idea clara de cómo nos ha salido un examen. ¡Es muy humano!

En general me parece un procedimiento que quizá diera la talla hace unos lustros, pero que hoy en día carece de sentido. No parece que desde la administración se tenga consciencia de que nos estamos jugando nuestro futuro (los interinos más que yo), pero tampoco de que se trata de la selección de los maestros de las nuevas generaciones. Una pena.

– ¿En qué siglo estamos?

– En el XXI, pero así es como lo hemos hecho siempre…

Anuncios

16 pensamientos en “7 cosas que deben cambiar en las oposiciones al cuerpo de maestros

  1. Qué voy a decir… ¡Pues que amén!
    Y mira que en mi especialidad (PT) concretamente mi tribunal se han portado más o menos bien, pero he sufrido absolutamente todos los puntos igual que tú. Espero que el señor Marzà una de las cosas que tenga en el calendario sea cambiar este sistema tan injusto.

  2. Buen resumen! Añadiría un par de cosas:
    -un temario común que fuera público, no puede ser que cada uno se “invente” eñ contenido de los temas, tu puedes haber escrito tu tema de “pe a pa” pero si no corresponde con lo que ellos esperan de ti, no vale. ¿Pero como sabes lo que ellos esperan de ti si no te lo dicen?
    -que el tribunal tenga una buena formación. En el caso de mi tribunal de inglés, los vocales decían cosas como “down the persians” (para que bajásemos las persianas) “don’t problem” y muchas perlitas más… Esa gente me va a evaluar? Si no me entienden cuando hablo!
    Me gustaría que todo esto llegara añ Conseller y que pudiésemos cambiar las cosas, parece un tipo razonable… Porque ésto no puede continuar así.
    Y que nos unamos (como se han unido para pedir la revocación de la rebaremación) y no se quede sólo en comentarios de los pasillos o en grupos de facebook!
    Gracias por tu post! Hay que darle difusión!
    Conocéis el movimiento NAD?

  3. Hola. En 2011 fui presidenta de un tribunal de oposiciòn en Castilla y León. Decirte que. presentamos durante las pruebas un escrito firmado por todos los tribunales denunciando todo lo que expones y algunas cosas más que sòlo se ven desde dentro. Amenazamos incluso con no entregar las notas sino atendían nuestra denuncia. Les diò igual. Les da igual. No buscan un sistema justo. Hay muchos intereses.

  4. Ay, señorita Callecuerda, a ver si es verdad que con el cambio de gobierno todo empieza a cambiar, aunque yo no las tengo todas conmigo!!! La verdad es que yo reconozco que mi tribunal también se portaron muy bien conmigo y se lo agradecí de corazón.

  5. Anna, de verdad que nunca habría imaginado eso que cuentas sobre el nivel de inglés de los vocales, no pensaba que llegaría hasta ahí… y lo del temario común lo veo, tendría mucho más sentido, la verdad. Lo de unirse está difícil, porque todavía nos vemos como competidores y cada uno vela por lo suyo, es triste pero real… y la verdad es que no tengo ni idea de a qué te refieres con el movimiento NAD, pero me has generado curiosidad! Cuéntame, compañera :)

  6. Hola, Cristina, con lo tuyo tampoco doy crédito!!! La verdad es que es evidente que su intención no ha sido nunca que sea un sistema justo, porque hay cosas muy requeteevidentes que se tendrían que haber arreglado hace años, y si no lo han hecho no es ni por poco presupuesto ni nada parecido, sino porque no les ha dado la gana. Qué triste, ¿verdad? Muchas gracias por tu testimonio, me parece importante y útil!

  7. Pues la 2, 3, 4, 5 y 6 como la mayoría de las oposiciones. No sois los únicos, ni distintos a los demás.

  8. Hola, Lidia. Nadie ha dicho que seamos únicos ni distintos a los demás, yo puedo hablar de lo que he vivido, del resto de casos no tengo ni idea y por tanto no puedo opinar. Si en otras oposiciones ocurre lo mismo, denunciadlo también!
    También te digo que no sé cómo se aplicará la hipocresía que se puede ver en la evaluación y en el aprendizaje memorístico en otras profesiones jajaja

  9. Totalmente de acuerdo con el post. En mi caso es la cuarta vez que me presento, y la primera por inglés. Ya estaba casi curada de espanto las otras 3 veces que había opositado por primaria, pero este año se ha llevado la palma en cuanto a irregularidades! En mi caso mi tribunal también tenía un nivel pésimo de inglés, 2 no hablaban, dos soltando “espardenyaes” y pasándose al valenciano… Me salió uno de mis temas preferidos y me suspendieron con un 4’8, alegando que tenía un buen examen pero no tenía suficiente nivel de inglés. El mismito que ellos vamos! Para flipar… (Cabe añadir que tengo el FCE y mi preparadora me decía que me desenvolvía con soltura con el idioma).

  10. Sin ánimo de defender el actual sistema de oposiciones, hay varios aspectos de tu argumento que, como profesor de secundaria, estudiante y opositor que fui, son bastante criticables desde mi punto de vista. Al ser la primera vez que opositas, como dices, quizá aún te falte la perspectiva de la experiencia, y el que las cosas quizá no hayan salido como tú esperabas hace que lo veas todo de un solo color. Pero hay ciertas cosas que deberías tener en cuenta:

    1) Las plazas. Sí, ha habido poca oferta, como en los últimos años, fruto de la crisis y de un gobierno de derechas. Eso es algo que irá a rachas, y que en ningún caso te perjudica a ti más que al resto, todos jugáis con las mismas opciones en ese sentido. Puede que aludas a la falta de experiencia, que te puede hacer perder puntos respecto a otros que sí la tienen, pero esos otros tienen que aprobar teórico + práctico + oral para que esa experiencia les sirva de algo.

    2) La subjetividad. Es inevitable en estos sistemas. La alternativa del test que propones la hacen en otras oposiciones, como el cuerpo de enfermeros, y raro es el año que no hay impugnaciones, retirada de preguntas, rebaremaciones y demás líos porque hay preguntas que no se ajustaban al temario. Esa subjetividad de la que hablas se aplica para todos, y decir que si expones el último juegas con desventaja es, con perdón, una chorrada como un piano, y te lo digo por propia experiencia. Yo expuse el último (no del día, sino de todo mi tribunal, terminaron conmigo a las 14 de la tarde del último día), y obtuve plaza. Que puede haber miembros del tribunal que lleven peor lo de estar en el aula de forma continuada, sí, pero hay otros miembros para compensar eso, y generalizar de esa forma es, en parte, una falta de respeto a compañeros tuyos de profesión. Dices también que “si te escribo un tema pero no te menciono algo que tú esperas que diga, no quiere decir que no lo sepa, puede que simplemente le haya dado más importancia a otras cosas, o no me haya dado tiempo a escribir todo lo que quería”. Si no mencionas algo que el otro espera que digas, lógicamente esa parte del examen no te puntuará, pero eso no pasa sólo en la oposición, sino en cualquier examen que hayas hecho en la carrera o en el instituto.

    3) La hipocresía. Creo que aquí confundes lo que realmente significa el aprendizaje memorístico. Memorizar cosas es indispensable para luego saberlas o poderlas contar. Otra cosa es que no entiendas lo que estás memorizando. Si lo entiendes, lo puedes contar de mil y una formas, añadir apartados de tu propia cosecha y hacer, en definitiva, que tu examen escrito tenga algo diferente al resto. Si todo se ciñe a un guión donde hay que contar A, B, C y D, eso sí es memoria pura y dura, y quien saque más nota que otro no tiene más mérito que haber podido retener más cosas en la cabeza. Es un contrasentido que pidas que los criterios de evaluación sean más concretos (imagino que te referirás a que se especifique más en detalle qué apartados se deben contar), y que critiques el aprendizaje memorístico.
    4) La opacidad. Sí, bastante de acuerdo contigo, pero teniendo en cuenta la cantidad de opositores que hay, se perdería bastante tiempo explicando a cada uno qué tiene bien o mal, escuchando reclamaciones, etc. Este no es un examen de historia de Bachillerato, donde tiene más sentido que le preguntes al profesor qué tienes mal para mejorar en el siguiente. Es una oposición, y no debes fijarte sólo en tu nota, sino en tu nota con respecto a las demás. Si todos tienen un 8 y tú tienes un 5, quizá sí puedes plantearte qué han hecho los demás que tú no hayas hecho, pero si te has quedado fuera por unas décimas, quizá los otros han contado o hecho algo que tú no, o has dicho o hecho algo que no tocaba.
    5) La pretensión de medir tu valía como docente, no veo otra forma más apropiada, la verdad. Sí, es cierto que el hecho de que te desenvuelvas bien explicando tu programación no garantiza que luego vayas a saber lidiar con niños de 3 años en un aula, y viceversa. Pero la alternativa es llenarte un aula con niños de 3 años en julio, y los niños no tienen la culpa. Además, tu valía como docente para un aula de 3 años no se mide cuando defiendes la programación, sino cuando resuelves el supuesto práctico, y cuando explicas tu unidad didáctica. Lo otro es simplemente demostrar que conoces la normativa.
    6) La infraestructura. Aquí cometes un error que, desgraciadamente, es bastante habitual en los que vivís en la provincia de Valencia. La Comunidad Valenciana se compone de 3 provincias: Castellón, Valencia y Alicante, y en el caso concreto de Alicante (Castellón lo desconozco, pero imagino que será parecido, salvo que hubiera poca oferta), las pruebas no se hicieron en Cheste, sino en los alrededores de Alicante. Por otra parte, NO SIEMPRE se hacen en el mismo lugar, sino que cambia cada año. SI el año que viene vuelven a celebrarse, puede que te toque Mislata, o Valencia capital. Y sea el sitio que sea, habrá personas a las que les cueste más desplazarse allí que a otras, sí, eso es un hándicap para los que viven lejos del centro neurálgico de las oposiciones. Luego en cuanto al sitio en sí, el único “pero” era el circuito de carreras. Aulas del año de la picor, sin aire acondicionado, etc., las vas a encontrar a montones en muchos centros públicos de este país, a no ser que algún ministro o conseller se sienta generoso y nos ponga aire en todas las aulas. Y en cualquier caso, el calor es un factor que afecta por igual a todos, no sales tú peor que el resto.
    7) La organización. Teniendo en cuenta que hay gente que después del teórico puede dejarlo, o después del supuesto práctico, considero normal que se cite a todos a primera hora para ver cuántos siguen y estimar cuántos pueden coger cada día. El fallo, sí, es que Cheste esté demasiado alejado de otras cosas como para aprovechar el día hasta que te toque. Pero teniendo en cuenta que se trata de un día, y que, como dices, te estás jugando tu futuro, no creo que te suponga mayor esfuerzo. Además, debes tener en cuenta que los tribunales van con el tiempo ya medido: el día 13 tenía que estar todo listo, así que todo lo que sea soltar lastre, dejar fuera a candidatos que no tenían opciones y aligerar para el oral, es más que lógico.

    Siento la parrafada, pero al leer tu post (muy bien estructurado, por cierto), me salió la vena respondona. Espero que tengas más suerte en próximas convocatorias y enfoques las pruebas de otra forma. En este sentido, recordarte que en educación infantil tenéis “sólo” 25 temas, mientras que en la mayoría de especialidades de secundaria rondamos los 70 (con 4 bolas en lugar de 2, pero aún así tenemos que estudiar más temas). No enfoques la aventura opositora como “este año lo he perdido”. Te has preparado temas, has preparado la programación, y para la siguiente podrás prepararte los temas que falten si no pudiste hacerlos todos, y retocar tu programación, pero cada oposición te ayuda a dejar cosas hechas para la siguiente… hasta que llegue el día.

  11. Hola, naxoland. No te disculpes por la parrafada, todo es bienvenido y enriquecedor, sobre todo si son comentarios “respondones”, como tu dices. Evidentemente, tú tienes más experiencia que yo en estas cosas y seguro que en algunas cosas tendrás más razón que yo, y sé que otras tienen difícil arreglo aunque no por ello debemos agachar la cabeza y callar, sino más bien buscar soluciones entre todos por difíciles que parezcan. Lo que sí que me gustaría matizar es que en ningún momento me quejo de cómo me ha ido a mí de forma personal. Probablemente lo parezca porque como me quejo, puedes pernsar que seguramente sea porque he tenido muy malos resultados, y sin embargo ya digo que a mí me han tratado de lujo en mi tribunal y mis notas son, a mi entender, las merecidas, así que esa no es mi perspectiva. Fíjate que yo no he hablado de que me parezca mal que los que tienen más experiencia vayan primero, es más, me parece lógico. Y creo que tampoco lo he enfocado desde la perspectiva de que algo de lo que comento me haya perjudicado más a mí que a los demás, sé qué todos teníamos las mismas condiciones, y no es algo que me preocupe. Un maestro no debería buscar su propio beneficio en detrimento de los demás, porque luego no es eso lo que queremos enseñar a los alumnos, ¿verdad? Sólo quería que no te quedaras con esa perspectiva que puede que no quede clara. Gracias por tu aportación, un saludo.

  12. Pingback: 1 año de Entre Actividades Infantiles | Entre Actividades Infantiles

  13. Estoy totalmente de acuerdo contigo en todos los puntos. Lo peor de todo: la desorganización que tienen…parece mentira. Podría hacer una lista larga como la tuya incluso sólo de anécdotas, pero creo que lo has definido muy bien. Esperemos que algún día las oposiciones de educación se lleven a cabo como se merecen. Un saludo compañer@s

  14. Desde luego que es vergonzoso. Hasta el día que no digamos basta, todo seguirá igual. La gente sigue anclada en que esto ha sido así siempre y así vemos lo que hay, en michas ocasiones en las aula, gente que tiene la suerte de memorizar o que le ha tocado un tribunal que estaba de acuerdo con lo que ha escrito y ha sacado buena nota, pero…¿ una nota te certifica que eres buen maestro/a ? , no por sacar la nota más alta significa que te guste y quiera trabajar como maestro/a. No estaría de más cambiar el sistema de selección, está claro que de alguna manera hay que seleccionar pero lo que no es normal que embolses un dineral en prepararte un examen memorístico para que tengas la mala suerte de que te toque un tribunal, que a su juicio, no le gusta el desarrollo de tú tema…. esto demuestra que la vida es injusta y que la democracia practicamente no existe. Saludos.

  15. Y ojalá ocurriera sólo en las oposiciones, Isaac, hay millones de cosas injustas con las que tragamos a diario y nadie dice nada, nadie mueve un dedo. Y en educación hay mucha hipocresía, por una parte te digo que la tradición memorística tiene que acabar porque hoy ya no tiene sentido, y por otra te exijo memorizar y vomitar. Una auténtica pena. Aun así, mucho ánimo y mucha suerte en las prósimas opos! :)

¡Opina, que es gratis!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s