Libro desplegable DIY

Como dije en la anterior entrada, que nadie se extrañe si durante este verano la mayoría de los contenidos que aparecen en el blog tienen que ver con la Literatura Infantil, porque ahora mismo es sobre lo que me apetece trabajar y escribir :P Pero en lugar de una reseña, la entrada de hoy viene en forma de DIY (“Do It Yourself” en inglés, o “hazlo tú mismo” en español).

¿Conocéis la colección “Veo, veo” de Guido Van Genechten, de la editorial Edelvives? Seguro que a la mayoría como mínimo os suenan:

Se trata de 4 libritos pensados para jugar al veo veo con los más pequeños, porque, como dice en la propia contraportada, “al desplegar la cartulina, el animal de la cubierta se va transformando en otros cuatro muy distintos, ¡el último de 70 cm!“. Y además existe una especie de recopilatorio que se presenta con una serie de pestañas, con la particularidad de que éste es el único formato en el que hay algo de letra más allá de la portada, tengo entendido que en forma de pequeña adivinanza:

00002479kjdwh

No se trata de libros caros, ni mucho menos, porque cuestan unos 5 euros, pero claro, se trata en realidad de una cartulina plegada, así que en algún momento del curso me dije “pues en lugar de comprarlo, ¿por qué no hacerlo yo misma?“, así que allá que me lancé, porque además me había sobrado cartulina de alguna otra ocasión anterior y tenía ganas de gastarla xD Y por si os apetece hacer un librito vosotros mismos o incluso intentar hacerlo con los peques, algo que creo que sería una buena idea, os dejo cómo lo hice yo, así como cómo lo haría ahora que ya he intentado hacer uno y me ha salido medio decente xD

Ahí va:

Materiales:

  • Cartulina blanca
  • Lápiz
  • Regla
  • Tijeras
  • Rotulador negro
  • Ceras blandas Manley
  • Algodón
  • Forro de libros autoadhesivo.

DSC_0183

Procedimiento:

Lo primero que tenemos que hacer es cortar un trozo de cartulina de manera que nos quede rectangular, y que sea bastnate más largo que ancho (o al revés). Para orientar, mi cartulina mide unos 49 x 23 cm aproximadamente.

El siguiente paso es dividirla en 6 partes iguales y doblarla empezando por un lado como si la enrolláramos hacia el otro por todas y cada una de las marcas mediante las que hemos dividido la cartulina.

IMG_20160720_114322

Aconsejo empezar a doblar antes de la primera marca, pues al tratarse de una cartulina con cierto grosor y “enrollarla”, si empezamos con una de las marcas exactas, os ocurrirá como me ha ocurrido a mí, que la última de las 6 partes se quedará corta, y no quedará muy bien porque ésa será precisamente la que haga de portada…

DSC_0148

Ahora viene la parte más complicada, ya que tendremos que buscar imágenes del interior del librito que queramos hacer, y dibujarlos y repasarlos con rotulador negro en nuestra cartulina. Yo elegí “Veo, veo ¿un ratón?” en gran parte porque me pareció que los dibujos eran algo más fáciles de hacer que los de los demás cuentos de la colección, y por supuesto, ya que los dibujamos sin calcar, es interesante que itroduzcamos las modificaciones que nos apetezcan o nos parezcan oportunas, ya sea por gusto personal, porque nos parece más fácil de dibujar o porque nos interesa por alguna otra razón. Por ejemplo, yo he preferido dibujar una abeja en lugar de una mosca porque me parecía más bonita, más fácil de dibujar, y además seguramente me vendrá genial para practicar algunas phonics en clase. Por otra parte, creo que lo más fáci es ir dibujamos conforme desdoblamos la cartulina.

Como véis, al ir abriendo la solapa, lo que al principio era una colita de caracol, se va haciendo cada vez más grande hasta constituir, para nuestra mayúscula sorpresa, que se trata de una lengua de camaleón, pasando por las colas de otros animales.

Puede asustar un poco eso de tener que dibujar sin tener una plantilla clara y tal, pero la verdad es que son dibujos sencillos, y como digo, podemos modificar lo que nos parezca más dificultoso por algo que nos parezca más fácil.

Para mí la parte más delicada con diferencia es colorear. Me lancé a la piscina utilizando por primera vez las ceras Manley, seguramente desde mis primeeros cursos de primaria… como alumna xD La parte negativa de este material es que ensucia bastante, y yo no soy la persona más meticulosa y organizada del mundo precisamente… pero la verdad es que al final me ha parecido bastante fácil ir pintando con poca fuerza, sin marcar mucho, y luego ir difuminando con un trocito de algodón. Además, conforme he ido viendo que no iba del todo mal me he venido arriba y he utilizado algunas mezclas xD

DSC_0161

DSC_0162

DSC_0163

Queda bonito si cortamos las esquinas para redondearlas. Podemos hacer sólo cuatro cortes si lo hacemos con el libro plegado y además nos quedarán todas las esquinitas iguales.

DSC_0169

Ahí se aprecia lo mal que calculé al doblar en 6 partes iguales xD

He dejado todo lo demás en blanco porque, sinceramente, me parecía que ya que quedaba bonito, mejor no estropearlo, ¿no creéis? xD Así queda por el lado que no se ha visto más arriba:

DSC_0177.JPG

Finalmente es recomendable que se forre para que no se vaya estropeando con el tiempo. Creo que es mejor forrar con este método que plastificar porque implica que la cartulina tendrá mayor movilidad y nos será mucho más fácil doblarla. Además recomiendo que se haga cuanto antes, porque al estar pintado con cera y tratarse de cartulina blanca, en seguida se epiezan a producir manchitas indeseadas. Yo lo he hecho con forro de libros autoadhesivo, y ha sido muy fácil, puede que porque tengo práctica desde pequeña forrando mis propios libros, con un buen nivel de autoexigencia en cuanto a burbujitas y arruguitas xD Eso sí, tendría que haber cortado todo el forro que sobraba a los lados antes de darle la vuelta a la cartulina, porque se me ha pegado el forro sobrante de ambas caras y ha supuesto unas cuantas arrugas feas en las “primeras páginas”… ¡no estoy orgullosa de ello!  ò_ó  Por otra parte, creo que lo mejor es empezar a forrar por el lado de la “portada” y dar la vuelta en el lateral del camaleón, porque así ahí no queda casi forro sobrante que moleste al volver a doblar la cartulina. Esto también lo he aprendido al hacer exactamente lo contrario xD

DSC_0179

DSC_0180

¡Arruguitas a baboooor! xD

Otra razón para dejar el fondo blanco y forrarlo es que así podremos dibujar o escribir encima lo que queramos con rotulador permanente y borrarlo después con un poquito de alcohol. Así aprovechamos al máximo el hecho de que no tenga palabras para imaginar nuestros propios cuentos y modificarlos como queramos, añadiendo todos los elementos que imaginemos. Podemos modificar el nombre en la portada cuando inventemos un nuevo cuento a partir de las mismas imágenes. La verdad es que es un recurso genial para trabajar la creatividad.

De hecho, el siguiente paso sería crear otro librito haciendo exactamente lo mismo que con éste pero inventándonos los dibujos. Eso sí que sería un ejercicio de creatividad, ¿verdad? Me lo apunto para el siguiente proyecto…

Y ya sólo falta inventar nuestro porpio cuento y contarlo. En YouTube tenéis varios ejemplos de la mano de muchos y grandes cuentacuentos:

Recordad que ya hemos hablado alguna vez de los elementos que pueden hacer muy especial a cualquier cuentacuentos, pero, como habéis visto en los vídeos, los efectos sonoros, las rimas, las canciones y la participación del público harán que vuestro cuentacuentos sea absolutamente ¡delicioso!

Yo me he inventado un cuento para “¿Un caracol?”, y os enseño mi forma de contarlo en el siguente vídeo. Perdonad los fallos y la falta de gracia al narrar y al cambiar de voz, que al grabarme me da una vergüenza terrible y me es imposible hacerlo mejor por ahora xD

Otro día os cuento cómo hice ese un “estudio de grabación” improvisado para grabar con el móvil (así que perdonad también por la calidad) sin ayuda, que tiene su guasa xD


Aquí te dejo el enlace a los libros chulos que hemos reseñado por ahora. Además, si te ha gustado alguno de ellos y quieres comprarlo, puedes hacerlo en Amazon a través de nuestros enlaces afiliados. Tú pagarás exactamente lo mismo y colaborarás para que podamos seguir reseñando Libros Chulos.  :)

El de hoy puedes pedirlo aquí mismo, sólo tienes que hacer click sobre las imagen que inserto a continuación:

410d6cpiqul-_sx270_bo1204203200_ 71j2bjsvis4l 71xgbswqacl 71grolaxbcl

00002479kjdwh

Cómpranos en Amazon

Anuncios

4 pensamientos en “Libro desplegable DIY

  1. Graciaaaaas! Pero te aseguro que es facilíiiiisimo. Y lo que más mola es que puedes darle el grado de creatividad que quieras! Cuéntame qué tal cuando lo pruebes con tus peques! :P

  2. Pingback: Libro desplegable DIY – Mi mundo pedagógico

¡Opina, que es gratis!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s